Las nuevas trabas a la ley de residencia ponen en pie de guerra al sector inmobiliario

Los ánimos entre el sector inmobiliario y turístico andaluz están más que caldeados… y la verdad es que la cosa no es para menos. Ya hemos hablado aquí de la terrible crisis que atraviesa la promoción inmobiliaria en la Costa del Sol, que ha llevado a que los inversores extranjeros se hayan convertido en la única esperanza para los promotores a la hora de comercializar el stock de viviendas y recuperar liquidez para poder seguir trabajando.

Las ventas de viviendas a extranjeros se incrementaron un 24% durante el pasado año, a pesar de las continuas noticias en la prensa internacional sobre corrupción política e inseguridad jurídica en nuestro país, y son muchos los inversores que esperan a formalizar su compra a que se apruebe la anunciada ley que otorgará la residencia en España a los compradores, de la que ya os he hablado aquí, y que todo el sector espera como agua de mayo.

Reserva-Marbella-piscina-3

Vistas al mar en La Reserva de Marbella

Nuestros políticos nos traen de cabeza. Primero nos dicen que la residencia la darán a los que adquieran una vivienda por el importe de 160.000€, con el fin de dar facilidades para que la banca se quite su stock, pero luego se desdicen y se habla de que la inversión en vivienda debe ser de 500.000€. Pero no creáis que aquí se acaba la cosa, tampoco dejan claro si tiene que ser una única vivienda por ese importe o pueden ser dos ó tres hasta alcanzar esa cifra. Y si lo que quieren es que compren un solo apartamento por ese valor os digo desde ya que no vamos a salir de esta.

Y ahora lo último que se sacan de la manga es que únicamente darán la residencia a la persona que declare no sólo la compra del piso que adquiera en la Costa del Sol, sino además todo el patrimonio que tienen fuera en su país, paraque paguen los impuestos en España. Los inversores extranjeros se niegan en rotundo a esta medida, ya que acabarían pagando más impuestos en España que en su país de origen, e incluso va a motivar que los que ya tienen la residencia no la quieran.

semanal-rusos-reserva

Inversores rusos en La Reserva de Marbella

Las reacciones del sector turístico y residencial no se han hecho esperar. Suscribo plenamente las palabras de José Prado, presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga, “Eso es horroroso. Están espantando a los inversores y va a venir mucha menos gente a comprar. Es otro palo más para el sector”,

“Es una vuelta de tuerca más para hacer más difícil el turismo residencial en España. La presión fiscal sobre la inversión extranjera en este país está llegando a unos límites que desaniman a los inversores. Asustan mucho a los extranjeros para nada, porque al final tendrá muy poca trascendencia en la recaudación fiscal. Solo pretenden dar apariencia, pero en realidad es un perjuicio para nuestra economía. Después nos extraña que se abandonen proyectos o se efectúen desinversiones”, afirma Ramón Dávila, de la Asociación de Empresas de Turismo Residencial, Turismo Deportivo y Turismo de Salud de Andalucía (Promotur).

Incluso el presidente del Patronato de Turismo de la Costa del Sol, Arturo Bernal, se ha posicionado en contra de esa medida declarando que “el turismo residencial es uno de los baluartes que tenemos para hacer frente a la crisis y esto, si no se modifica, hará daño al sector”, algo con lo que no puedo estar más de acuerdo.

Y a estas alturas de la película me pregunto… ¿con qué nos sorprenderán próximamente? ¿cual va ser la próxima zancadilla al sector inmobiliario de la Costa del Sol?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *