La caída del turismo en la Costa del Sol supera el 70 por ciento

A principios de 2020 todas las previsiones apostaban por un nuevo año de récord. Tras un 2019 con excelentes resultados, el sector esperaba aumentar el número de turistas, alargar las estancias y que se incrementara el número de vuelos a pesar del brexit.

Para nuestro destino turístico Costa del Sol la principal preocupación era en aquel momento el mercado británico, principal emisor de visitantes extranjeros, y cómo podía verse afectado por el brexit. Éste fue el tema central y la principal preocupación en Fitur, la cita nacional más importante del sector turístico.

No podíamos imaginar que esa feria no podría volver a celebrarse el siguiente enero, aplazada ahora mismo al mes del mayo, y tampoco la delicada situación en que la pandemia del Covid 19 pondría a toda la industria turística.

El temor al coronavirus provocó las sucesivas cancelaciones de todas las celebraciones y eventos turísticos, llegaron los estados de alarma, los confinamientos, y las cancelaciones de viajes en una situación de miedo e incertidumbre mundial.

La Costa del Sol volvió a abrir sus puertas en verano y los hoteleros apostamos por proteger a sus visitantes con todas las medidas de seguridad, pero con mucha menos actividad y muchísimos menos visitantes de lo que corresponde a una temporada alta.

A falta de los datos definitivos de diciembre, las cifras de la provincia han caído más de un 70% en su actividad hotelera con respecto a 2019, una cifra que aún se eleva más si nos referimos únicamente a los visitantes extranjeros, principal motor turístico de la provincia durante lea temporada baja.

Andalucía recibió en los once primeros meses de 2020 un total de 2,6 millones de turistas extranjeros, lo que supone un descenso del 76,9% respecto al mismo período de 2019, según datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística.

Las cifras indican también que el gasto realizado por los visitantes extranjeros se redujo un 78%, algo desastroso también para la hostelería y el resto de negocios vinculados al sector.

Durante 2020 los principales países emisores a nivel nacional han sido Francia, por encima de 3,7 millones de turistas y con un descenso del 65,0% respecto al mismo periodo de 2019; Reino Unido, con casi 3,1 millones y una bajada del 82,2%, y Alemania, con más de 2,3 millones de turistas, un 78,2% menos.

En el mes de noviembre, España recibió 456.956 turistas internacionales, un 90,2% menos que en el mismo mes de 2019. En dicho mes, del Reino Unido, principal país de residencia, llegaron 88.150 turistas, lo que representa el 19,3% del total y un descenso del 89,9% respecto a noviembre de 2019.


La Cátedra Peñarroya de Turismo Costa del Sol analiza la actualidad del sector

El pasado martes 27 de octubre celebramos la tercera reunión del Consejo Asesor de la Cátedra Peñarroya de Turismo Costa del Sol, puesta en marcha por San Telmo Business School, que se reunió en su sede de Málaga de para evaluar la situación del sector turístico.

En este encuentro pudimos analizar y reflexionar sobre la realidad del turismo y sus perspectivas, tratando los retos a los que nos enfrentamos y el comportamiento del viajero tras el COVID-19, con el fin de determinar las prioridades de elección del destino para el cliente.

Debatimos acerca de las medidas tomadas hasta ahora para gestionar la pandemia y de los cambios que se auguran en el sector turístico, prestando especial atención en la necesidad de promocionar la calidad del turismo por encima de la cantidad.

El encuentro se realizó simultáneamente de forma presencial y virtual, para contar con la presencia de los miembros de la Cátedra que no podían desplazarse debido a las restricciones de movilidad del COVID-19.

El acto comenzó con la bienvenida por parte de mi hija Pepa Peñarroya, presidenta de la Cátedra, y la presentación por parte de Eduardo Olaya Estefan, director ejecutivo de la Cátedra, de los nuevos miembros del consejo asesor.

Los asistentes, presenciales o en remoto, pudieron ahondar en la importancia de apostar por la digitalización de las empresas turísticas en la denominada nueva normalidad. La tecnología se consolida como herramienta destacada para ayudarnos a ser más eficientes y cercanos en la relación con nuestros clientes, personalizando las ofertas según sus necesidades, costumbres y expectativas.

La apuesta por la digitalización permite minimizar costes y mejorar la eficacia, provocando la transformación en los modelos de negocio y la creación de nuevas estrategias y alianzas en el sector.

El reto es visualizar cambios en las empresas y diversificar los riesgos, ya que es difícil predecir la duración de la crisis según sea la evolución de la pandemia.

La reunión del Consejo Asesor de la Cátedra Peñarroya de Turismo Costa del Sol quiso además aprovechar este encuentro para rendir homenaje a Enrique Pérez Flores, Fundador de La Zagaleta. Un empresario visionario que apostó en los ochenta por crear en la Costa del Sol uno de los complejos más exclusivos de Europa, que se ha convertido en un foco de atracción para empresarios y altos directivos de primer nivel mundial.

La Costa del Sol comienza una temporada baja crítica

El sector turístico de la Costa del Sol se enfrenta al comienzo de una temporada baja especialmente dura, en la que el cierre masivo de los alojamientos que habían abierto sus puertas en julio se suma a la importante caída de facturación en la hostelería.

Con la brusca caída de la ocupación hotelera en septiembre, son muchos los establecimientos que esperan a los resultados del puente del 12 de octubre para decidir si cierran definitivamente la temporada hasta que la situación sanitaria, económica y social mejore.

La temporada baja se anticipa por la escasa presencia de turistas internacionales tras el que podemos calificar sin tapujos como el peor verano de la historia en la Costa del Sol. Esta situación se ve agravada por la ola de cancelaciones provocada por el cierre de Madrid, principal mercado emisor nacional para estos días festivos, debido a la situación sanitaria.

Los datos oficiales han ratificado que los hoteles malagueños alojaron entre julio y agosto a 605.126 viajeros, principalmente de procedencia nacional, lo que representó una disminución del 54,5% respecto al mismo periodo del año pasado.

La Costa del Sol depende del turismo extranjero para sobrevivir y éste ha fallado a su cita, provocando el desplome de cifras y la pérdida de más de la mitad de los clientes.

Con estas cifras sobre la mesa, el ‘miedo’ se hace patente en el sector si nos atenemos a las expectativas para los meses de invierno, marcados por los estragos del coronavirus. Ya han comenzado los cierres de establecimientos hoteleros, se han reducido espacios en el aeropuerto de Málaga y se han presentado medidas excepcionales como la bonificación de la Junta a turistas andaluces con el fin de dinamizar la temporada baja.

En palabras del  vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Manuel Camacho «el problema es no poder contar con el cliente internacional, que es el que nos da el sustento el invierno junto a las escapadas o los puentes del turismo nacional», un importante handicap que «se traduce en que el empresario no puede aguantar durante mucho tiempo las pérdidas y, por ende, se ve obligado a cerrar».

El presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez, ha declarado también que «para toda la industria turística, para la hostelería también, el invierno solía ser duro, pero ahora va ser mucho más duro para todos. Muchas empresas hoteleras vamos a estar un año sin ingresar ni un euro ».

El turismo residencial apuesta por la fortaleza del destino Costa del Sol

La revista Andalucía Inmobiliaria y la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial celebraron el pasado martes la XII Jornada de Turismo Residencial, un encuentro reprogramado varios meses más tarde de su fecha habitual por la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

El evento tuvo lugar en en el hotel Anantara Villa Padierna Palace Benahavis Marbella Resort, una cita imprescindible para los empresarios del sector a la que no quise faltar, acompañado por mis hijas, la Presidenta del grupo, Pepa Peñarroya, y la Consejera Delegada de la División Inmobiliaria, Ana Mª Peñarroya.

La jornada contó con la presencia de Ángeles Muñoz Uriol, alcaldesa de Marbella; José Antonio Mena Castilla, alcalde de Benahavís; y José María García Urbano, alcalde de Estepona, además de ponentes del más alto nivel, que analizaron la situación actual del mercado inmobiliario costasoleño.

La mayoría de los expertos que participaron en la jornada concluyeron que el mercado residencial de la Costa del Sol sufrirá hasta el año próximo una caída de entre el 5 y el 8 por ciento por las consecuencias de la pandemia, previendo también que la recuperación del mercado internacional será lenta.

En este sentido, el director de Financial Advisory Real State de Deloitte, Juan Ramón Rubio Zalabardo, dejó muy claro en su intervención que la pandemia ha tenido consecuencias muy directas en el sector del turismo residencial, vaticinando su recuperación para los años 2022 y 2023.

A pesar de las circunstancias, la fortaleza de la Costa del Sol como destino para la inversión o para vivir ha sido uno de los aspectos principales que se han puesto de manifiesto en esta XII Jornada de Turismo Residencial.

Los alcaldes de Marbella, Estepona y Benahavís, Ángeles Muñoz, José María García Urbano y José Antonio Mena, señalaron la importancia de desarrollar iniciativas innovadoras y de ejecutar obras públicas para atraer al turismo residencial a la Costa del Sol.

Los regidores de Marbella, Estepona y Benahavís abogaron también por reducir los procedimientos burocráticos para dar licencias urbanísticas y la colaboración entre el sector privado y el público, destacando especialmente el atractivo que tiene la Costa del Sol, a pesar de la pandemia, para invertir y desarrollar proyectos en sus municipios.

El presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial, Ricardo Arranz, destacó en su intervención las especiales cualidades de los municipios de la Costa del Sol, entre las que destacó el clima, las infraestructuras o la calidad de vida. «En un momento tan dramático esto es oro y tenemos que saber valorarlo y comercializarlo», señaló Arranz.

Turismo responsable para superar la crisis del Covid19

Vivimos un momento excepcional en el que el mundo entero está luchando contra la pandemia del COVID-19. Son circunstancias sin precedentes, en las que la resiliencia y la sostenibilidad se han convertido en los elementos claves para la recuperación.

En Grupo Peñarroya abogamos por una recuperación sostenible y resiliente, apoyándonos en los Diez Principios del Pacto Mundial y los 17 ODS como marcos de actuación fundamentales, además de optar por un turismo responsable que lidere el camino para ayudar a las empresas turísticas a reconstruir mejor.

El especial que el diario La Opinión de Málaga ha publicado con motivo de la celebración ayer del Dia Mundial Del Turismo ha dedicado un reportaje a nuestro compromiso RSE, centrado en las buenas prácticas de gestión empresarial y la integración de los ODS de Naciones Unidas.

Comparto en esta entrada el contenido completo de este reportaje, que tembién podéis leer en la edición online de La Opinión de Málaga.

Grupo Peñarroya: Resiliencia en tiempos de Covid. Más allá de la responsabilidad empresarial

Resiliencia y recuperación en tiempos de covid; más allá de la responsabilidad empresarial.

En Grupo Peñarroya tenemos claro que la responsabilidad social de las organizaciones, como actores clave de la economía, no puede desligarse de las buenas prácticas de gestión empresarial y la integración de los ODS, especialmente los de Salud y Bienestar, Trabajo Decente y Crecimiento Económico y Alianzas para lograr los objetivos. 

En Grupo Peñarroya abogamos por una recuperación sostenible y resiliente apoyándonos en los Diez Principios del Pacto Mundial y los 17 ODS como marcos de actuación fundamentales. Vivimos un momento excepcional sin precedentes en el que el mundo entero está luchando contra la pandemia del Covid-19. Por eso, apoyamos un turismo responsable que lidere el camino para ayudar a las empresas turísticas a reconstruir mejor.

En Grupo Peñarroya tenemos claro que la responsabilidad social de las organizaciones, como actores clave de la economía, no puede desligarse de las buenas prácticas de gestión empresarial y la integración de los ODS: nº 3 Salud y Bienestar; nº 8 Trabajo Decente y Crecimiento Económico; nº17 Alianzas para lograr los objetivos.

En la estrategia corporativa de nuestras empresas, en esta situación de crisis sanitaria, ha sido un valor, a la hora de gestionar, y ha permitido a nuestra organización tomar decisiones con rapidez, y apostar por la comunicación y la atención permanente a clientes, trabajadores y proveedores; así como por áreas estratégicas que velan por la salud financiera y laboral de nuestra organización.

El área de calidad, seguridad e higiene ha cobrado especial importancia en estos meses, haciendo un seguimiento continuo de la situación sanitaria, elaborando y actualizando protocolos de seguimiento y actuación junto a las direcciones operativas, para que nuestros principales grupos de interés pudiesen depositar toda su confianza en nosotros.

No podemos olvidar que, para Grupo Peñarroyalas personas de la organización son uno de nuestros principales activos; por ello, se ha trabajado, no solo en la recuperación máxima del empleo, sino también en garantizar la seguridad, salud y bienestar de cada uno de ellos.

La estrategia corporativa de nuestras empresas viene marcada por estos valores a la hora de gestionar la crisis sanitaria, lo que ha permitido tomar decisiones con rapidez y apostar por la comunicación y la atención permanente a clientes, trabajadores y proveedores.

Velamos por la salud financiera y laboral de nuestra organización, otorgando especial importancia en estos meses al área de calidad, que ha monitorizado la situación sanitaria para elaborar protocolos de seguimiento y actuación en las distintas operativas, manteniendo la confianza de todos nuestros grupos de interés.

No podemos olvidar que, para Grupo Peñarroya, las personas son uno de nuestros principales activos de la organización ; por ello, se ha trabajado, no solo en la recuperación máxima del empleo, sino también en garantizar la seguridad, salud y bienestar de cada uno de ellos. 

Cuando se empezó a trazar el camino hacia una nueva realidad, nuestro equipo de Personas y Valores creó un nuevo concepto de gestión poniendo el enfoque no solo en la prevención y la seguridad, sino también en la variable de bienestar. Llevamos a cabo un control riguroso de un manual de gestión de seguridad, salud y bienestar que cumpla con toda la normativa en cuanto a Prevención de Riesgos Laborales, pero que implique también un nuevo modelo de trabajo, llamado #SegurosContigo. En él, podemos destacar nuevos espacios de trabajo flexibles y seguros, acceso de trabajadores por sistema de lectura de matrícula, registro de la jornada por reconocimiento facial, firma digital para toda la documentación laboral, espacios para descansos seguros; así como corners de seguridad y salud con acceso a controles de temperatura voluntarios y contacto directo con personal médico, además de incorporar un concepto de teletrabajo mixto para el equipo de oficinas. 

En nuestro resort hotelero Holiday World, dentro de un modelo de Turismo Sostenible, nuestro principal objetivo siempre ha sido ofrecer a nuestros clientes las mejores experiencias durante su estancia, pero esta temporada la principal premisa ha sido reforzar nuestros protocolos higiénico- sanitarios en base a las recomendaciones gubernamentales sanitarias y de Salud Pública, contando además con el asesoramiento y auditorias de expertos en todas las áreas. Hemos trabajado en un modelo turístico basado en la seguridad y la confianzadel que nació nuestro Protocolo #SafeHoliday, un programa que, en tiempos de coronavirus, se ha basado en aspectos clave fundamentales, como Espacio Seguro y Distancia Social, con la ventaja de disponer de amplios espacios e instalaciones de servicio y de ocio, en una parcela de más 400.000 metros ubicada entre el mar y la montaña.  

Además, en línea con nuestra apuesta por la innovación y la digitalización, avanzamos en el desarrollo de nuestra app con funcionalidades, como el pre check-in, reserva de restaurantes y resto de servicios, así como un canal informativo y de comunicación bidireccional cliente-personal, con el fin de minimizar el contacto físico entre clientes y empleados, y garantizar la distancia social.

Por último, y como parte fundamental de la experiencia del cliente en nuestros hoteles se ha desarrollado el programa “Food&Fun”, que incluye un completo programa de animación para todas las edades, reforzando actividades, shows y espectáculos al aire libre, así como actividades familiares en grupos más pequeños, además de adaptar y ampliar nuestros servicios de restauración, no solo con nuevos espacios, sino también con una mayor oferta.

Creemos firmemente en que el esfuerzo y buen hacer de las personas que forman Grupo Peñarroya  todos estos meses tan complicados, ha merecido la pena;  por ello, aprovechamos esta oportunidad para dar las GRACIAS en mayúsculas a todos nuestros clientes, trabajadores, socios y proveedores por la confianza depositada, y les animamos a seguir creciendo juntos en esta nueva normalidad, donde vuelve a quedar demostrado, que sólo la sostenibilidad en todo el ciclo de negocio y la responsabilidad social e individual, nos hará menos vulnerables frente a estas, y otras futuras crisis.