Inocente en la sentencia del Caso Malaya

Hoy me gustaría compartir con vosotros mi historia sobre lo que sucedió hace ya 7 años y  todo lo vivido hasta conocerse la verdad del Caso Malaya.

Quiero comenzar diciendo con fuerza que SOY INOCENTE. Hoy la sentencia del Juez Godina lo ha ratificado. Pero han sido muchas las irregularidades que se han cometido en la instrucción de este mediático caso.

La primera, comienza un Lunes 26 de Junio de 2006 cuando se presenta en mi casa la policía y me detiene, sin darme ninguna explicación del motivo de mi detención.

Me llevan a un calabozo, como si de un criminal se tratase, cuando lo procedente hubiera sido que me hubiesen  llamado a declarar como a cualquier ciudadano de a pie.

La 2ª irregularidad se produce cuando me encierran 4 días, más de las 72 horas como contempla la ley , y aún sin conocer la causa por la que estoy detenido. A pesar de la dureza vivida no puedo olvidar el buen trato recibido por la policía de la comisaría de Málaga que desde aquí, una vez más, quiero darle las gracias.

Pero el error  más grave se produce cuando voy a declarar,  allí me dicen que la razón de mi detención se debe a una prueba encontrada, un papel que dice Peñarroya 35.500 euros; ante mi sorpresa, le solicito al fiscal, de apellido Caballero, que por favor me muestre la prueba, el cual rehúsa por estar bajo secreto de sumario.

Cuando Juan Antonio Roca fue llamado a declarar, una de las aclaraciones que hizo fue precisamente esa, que el que le había pagado esos 35.500 euros había sido Villaroya y no Peñarroya. Con todo esto, el fiscal seguía sin admitir el error ya que durante el juicio se dirigió a mí varias veces como Villaroya y no como Peñarroya. En ese momento le pedí al presidente de la sala que se dirigiera al fiscal para decirle no se volviera a equivocar puesto que mi nombre era y es Cristóbal Peñarroya Sánchez desde el 14 de Abril de 1945, y no iba a permitir que nadie cambiara mi identidad. El fiscal me pidió perdón y desde aquí le digo lo mismo que aquel día, que nunca en la vida le perdonaré.

Ya han pasado 7 años y 4 meses desde que mi nombre fue manchado y esto ha perjudicado negativamente a mis negocios; la banca me abandonó, los clientes temían cerrar acuerdos con “el empresario que estaba dentro de la trama Malaya”… lo que ha provocado que el error de un fiscal y un juez instructor lleven mi empresa casi a la ruina.

Creo, que de lo único que puedo presumir en mi vida, es de ser una persona dedicada plenamente al trabajo, generando empleo e intentando darle a mi empresa un nombre y una posición difícil de mantener. Este esfuerzo lo llevo realizando desde que tenía 14 años para que una malísima instrucción se quiera cargar y ensuciar lo que tantos años he venido luchando y trabajando.

No olvidaré el daño que ha causado a mi persona y a las personas que me quieren y me rodean, como mi familia, que gracias a su apoyo incondicional seguimos adelante, día a día, para seguir luchando por nuestro negocio familiar.

Gracias a todo el equipo que forma mi empresa porque gracias a su confianza he podido seguir obteniendo éxitos junto a ellos.

Y una vez más agradecer a tantas personas que estuvieran a mi lado el día de mi detención y que hoy vuelven a darme su apoyo.

Muchas gracias a todos, y por fin mi familia y yo podemos decir adiós al Caso Malaya.

 

7 comentarios sobre “Inocente en la sentencia del Caso Malaya

  1. MUCHAS FELICIDADES DE TODO CORAZÓN POR LA JUSTA SENTENCIA, ES ADMIRABLE LA FUERZA QUE HAS TENIDO EN ESTOS AÑOS PARA ANIMAR A TUS HIJAS EN SU LABOR EMPRESARIAL Y A TODOS LOS TRABAJADORES QUE TE RODEAN TRANSMITIÉNDOLES TODO LO BUENO QUE HAY EN TI.
    Y MUCHO MÁS ADMIRABLE AÚN EL VALOR Y LA CAPACIDAD DE TU DEFENSA, PUES LA REALIDAD QUE TU MOSTRASTE ERA EXACTAMENTE ESO, ERA LA REALIDAD.
    HAS LUCHADO MUCHO Y RECALCADO NUMEROSAS VECES TU INOCENCIA EN LOS MEDIOS, INOCENCIA EN LA QUE TODOS LOS QUE TE CONOCEMOS PERSONALMENTE CREIAMOS, POR ELLO NUNCA HUBO DUDAS DE QUE EN UN DÍA COMO HOY PODRÍAMOS LEVANTAR UNA COPA Y BRINDAR, PUES, AL FINAL, EL SUEÑO DE LA INOCENCIA YA SE DESPERTÓ. UNA INOCENCIA LIMPIA, YA DESCANSADA, PUES DESPUES DE LA TERRIBLE PESADILLA QUE HAS VIVIDO INJUSTAMENTE, A PARTIR DE HOY TU VIDA TOMARA UN RUMBO DE ÉXITOS SEGUROS, PUES TE MERECES LO MEJOR. Y ES ASÍ COMO TE DEDICAMOS LOS MEJORES DESEOS Y PROSPERIDAD EN TU GRAN LABOR EMPRESARIAL EN LA COSTA DEL SOL. SIN MAS, TE MANDAMOS UN FUERTE ABRAZO PARA TI Y TU FAMILIA ESPERANDO QUE SEAN MUY FRUCTÍFERAS Y SE CONSOLIDEN TODAS LAS METAS QUE TE PROPONGAS EN LA VIDA, SIENDO TAN BUENAS COMO LAS QUE HASTA AHORA CONSEGUISTE. EL MEJOR SALUDO PARA UN HOMBRE TAN FUERTE COMO VALIENTE, PUES COMO DIJO PETER DRUCKER DONDE HAY UNA EMPRESA CON ÉXITO ALGUIEN TOMO ALGUNA VEZ UNA DECISIÓN VALIENTE, Y ESE FUISTE TU, TAMBIÉN EL HOMBRE VALIENTE QUE DEMOSTRÓ SU INOCENCIA.

  2. Don Cristóbal, quiero darle mi más sincera enhorabuena y decirle que es usted un ejemplo a seguir. Vaya INJUSTICIA! Y en mayúsculas porque esos errores no se deben permitir.

  3. Buenos días Don Cristóbal, la verdad solo tiene un camino y aunque el daño causado es muy difícil de reparar, los que estamos a su lado y hace siete años conocimos de primera mano su situación, estábamos convencidos que esto era una pesadilla de la que nos despertaríamos con un final feliz. Solo enviarle un fuerte abrazo y mucho animo y fuerza para que durante muchos años mas Vd. y su familia siga luchando por mantener y engrandecer la Gran Empresa que formamos el Grupo Peñarroya.

    Francis Flores

    • Amigo Francis
      Le agradezco estas palabras que me dan ánimo, pero quiero que sepa que yo no tiro la toalla por ustedes.
      Aquí en España mientras no cambie el sistema, el empresario no saldrá adelante.
      Yo soy como los boxeadores mexicanos que mueren en el rin, aunque lo maten sigue boxeando, ya que no se dan por vencido.

  4. Hola Cristóbal: te llamé por teléfono para darte la enhorabuena por un homenaje que te habían hecho, y para darte ánimos. He estado de viaje y hasta hoy no me he enterado de la sentencia del caso Malaya, así que solo quiero darte mi mas sincera enhorabuena, al menos contigo se ha hecho justicia. Nos conocemos desde principio de los años sesenta, cuando empezabas a construir en Málaga capital………cuanto tiempo, pero te recuerdo como una gran persona. Te deseo lo mejor de lo mejor, que es ni más ni menos lo que te mereces.Un beso de tu amiga Encarnita.

    Responder ↓

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *