Holiday World hace frente a la crisis desde el compromiso empresarial

Nos encontramos en una situación sin precedentes en la que la crisis del coronavirus ha cambiado radicalmente nuestro modo de vida y la manera de relacionarnos con nuestro entorno. Es en estos momentos clave, cuando las empresas tenemos la obligación de garantizar la seguridad, el compromiso social y los protocolos de actuación adecuados para clientes, empleados e integrantes de la comunidad local.

De cara a la reapertura del sector turístico, el resort hotelero Holiday World, continuando con las prácticas del grupo en materia de RSC y adaptándolas a la nueva situación que ha creado el COVID-19, está adoptando distintas medidas, teniendo en cuenta el compromiso con los Principios del Pacto Mundial de la ONU y la Agenda 2030. Estas medidas extraordinarias apuestan por la responsabilidad social de las organizaciones y las buenas prácticas de gestión empresarial.

El primer paso, cuando se lleve a cabo la reapertura del resort, es garantizar la protección y seguridad de los clientes. Gracias a la estricta aplicación de protocolos de seguridad e higiene, y a la gran labor del equipo humano, no se llegó a registrar ningún contagio en el resort antes de su cierre y nuestro propósito es seguir así.

De cara a la reapertura, Holiday World trabaja además para implementar un nuevo modelo turístico basado en la seguridad y la confianza para el cliente, en el que se van a adaptar todos los procesos de check-in para evitar aglomeraciones, y se va a regular el aforo en restaurantes y áreas de relax para garantizar una movilidad segura por todo el resort.

Una ventaja crucial con la que cuenta Holiday World para hacer frente a esta crisis, es que dispone de amplios espacios en sus instalaciones. El resort tiene 400.000 metros cuadrados de superficie, de los cuales solo la mitad está ocupada por los hoteles. Esto permite garantizar distancias de seguridad, gracias a las numerosas zonas verdes y más de diez piscinas, además de instalaciones deportivas al aire libre. Cada uno de los hoteles del complejo cuenta con amplias habitaciones (70 metros cuadrados) con terraza incluida.

Todas estas instalaciones y el amplio entorno al aire libre, serán elementos clave en la reapertura de los hoteles de manera segura, respetando todas las nuevas normas de distancia social impuestas por esta crisis sanitaria.

En cuanto al equipo humano del grupo empresarial, gracias a las políticas de conciliación e igualdad como Empresa Familiarmente Responsable y a su proyecto de digitalización, se ha podido fomentar la continuidad en el empleo del equipo de oficina, implantando un entorno de trabajo digital flexible, garantizando la seguridad y salud de todos los empleados y digitalizando al 100% todos los procesos.

Se ha creado además un Plan de Comunicación y de clima laboral específico en tiempos de coronavirus, con el objetivo de mantener informados y mostrar cercanía con todos los trabajadores. Un completo plan de actuación que abarca la salud, la formación continua, la resolución de cuestiones laborales y la comunicación directa con el trabajador, mostrando cercanía y agradeciendo su implicación y compromiso.

También se han impulsado acciones solidarias a través del programa de acción social del grupo hotelero. Se han donado alimentos al Ayuntamiento de Benalmádena para que sean repartidos entre las familias desfavorecidas de la zona, y se han enviado gorros de plástico a los centros de salud que carecen de EPIS, entre otras acciones.

La responsabilidad y compromiso empresarial son indispensables para superar la crisis del coronavirus. Por ello, Holiday World está adoptando estas y otras medidas para garantizar la seguridad, el compromiso social y los protocolos de actuación adecuados una vez se reactive la actividad hotelera. El resort seguirá trabajando en éstas y otras iniciativas para poder superar esta crisis lo antes posible.