La Junta de Andalucía crea un bono turístico regional del 25%

La Junta de Andalucía presentó el pasado miércoles una iniciativa es incentivar la industria turística regional, que se ha visto duramente golpeada por la pandemia del coronavirus y que se enfrenta a un futuro muy incierto durante los meses de invierno.

La Junta pretende incentivar el turismo interno abonando el 25% en la factura de los viajes que los andaluces realicen por nuestra comunidad autónoma durante el periodo comprendido entre octubre y mayo próximos.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, se reunió con la Federación Andaluza de Agencias de Viajes para detallar el funcionamiento de este nuevo bono turístico regional, que requerirá estancias hoteleras de al menos tres noches y tendrá que contratarse a través de una agencia de viajes homologada por la Junta con el sello «Andalucía segura».

«Planteamos un reducción del 25% de la factura, con un máximo de 300 euros, a todos los viajes por nuestra comunidad con un mínimo de tres noches de estancia. Pasar cuatro noches en un hotel por un importe de 1.200 euros, tendría un descuento de 300 euros. Durante este periodo se podrá hacer uso del bono hasta en tres ocasiones», ha explicado el consejero de Turismo en un comunicado a los medios.

No hay ningún requisito de renta para beneficiarse de esta iniciativa, que queda a disposición de todos los ciudadanos empadronados en Andalucía, pero se establece como requisito que la estancia mínima sea de tres noches.  Además, la bonificación se aplicará siempre que la estancia se contrate a través de agencias de viajes que cuenten con el distintivo Andalucía Segura y se elijan hoteles y establecimientos turísticos que dispongan también de este sello.

«El viajero tendrá que rellenar en su agencia unos documentos y después tendrá que entregar su factura en un registro oficial y posteriormente las Delegaciones Territoriales harán el abono de ese 25%. Es imprescindible que la agencia y el establecimiento cuenten con el distintivo Andalucía Segura», ha detallado Marín.

El Consejero de Turismo ha subrayado también que el sello Andalucía Segura, «dará a los andaluces la tranquilidad de que su viaje cumple con todos los requisitos de seguridad e higiene que establecen la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Sanidad y la consejería de Salud de la Junta».

La finalidad del ejecutivo andaluz es que este bono turístico quede un vinculado a la movilidad y que la cuantía de la ayuda vaya en función del valor del viaje, con el fin de favorecer a las agencias de viajes y hoteles y que ese beneficio se traslade a la restauración y el comercio.

El consejero de Turismo también ha señalado que el bono turístico cuenta con una disponibilidad presupuestaria de nueve millones de euros, que podría ampliarse en función de la respuesta de los ciudadanos a esta propuesta.

La ocupación de agosto cae al 45,32% en la Costa del Sol


Las cifras turísticas de este atípico verano 2020 siguen confirmando el desplome de viajeros y estancias hoteleras por el impacto de la pandemia del coronavirus, que ha reducido drásticamente los planes vacacionales de la población. 

La Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) ha informado a los medios de las cifras registradas al cierre de agosto en nuestra provincia, con el 45,32 por ciento de ocupación de las plazas abiertas. Ahecos ha alertado además de que los datos empeorarán en septiembre debido a la situación generada por el coronavirus.

En su comunicado, la patronal hotelera indica que «es importante valorar el número de plazas abiertas» en relación al porcentaje de ocupación, puesto que de las 88.500 plazas disponibles «solo algo más de 67.000 han permanecido abiertas en el mes más importante del año para la industria turística de la Costa del Sol».

Uno de los datos más preocupantes para el sector es que del 45,32 por ciento registrado solo un 23 por ciento corresponde a visitantes extranjeros, debido a la importante caída de visitantes procedentes del mercado británico, «lo cual augura un mes de septiembre que será caótico».

El turista español es este año el sostén principal de las cifras de ocupación. En la Costa del Sol, el mes de julio se cerró con un descenso del 60,1% en el número de visitantes alojados en los hoteles malagueños. De los casi 648.000 turistas que registró la planta hotelera malagueña en julio de 2019 se ha pasado a los 253.388 de este pasado mes, pese a la finalización del estado de alarma y la apertura progresiva de fronteras.

Las pernoctaciones hoteleras realizadas por estos visitantes muestran una caída todavía mayo en relación al pasado año. En total se contabilizaron 728.467 estancias, un 70,9% menos que en el mismo mes de 2019, cuando hubo algo más de 2,5 millones.

Las restricciones impuestas por el gobierno británico para viajar a España han agravado la situación en la Costa del Sol, llevando a que la aerolínea británica Jet2 y su turoperador Jet2holidays han cancelado sus operaciones a la Península Ibérica hasta el 31 de octubre de este año.

La compañía ha argumentado que esta decisión se debe, principalmente, a la «continua incertidumbre causada por la pandemia de la Covid-19, así como a las recomendaciones del Gobierno de Reino Unido de no viajar a España».